La Artrosis y la Reeducación Postural Dinámica®

La Artrosis y la Reeducación Postural Dinámica®

El término Artrosis (Osteoartritis, OA) es uno de los muchos sinónimos con los que se describe a un grupo de condiciones que afecta a las articulaciones sinoviales. Estas condiciones se caracterizan por pérdida del cartílago articular con un sobrecrecimiento y remodelación del hueso subyacente. Alrededor del 10% de los adultos presenta OA moderada o grave. La incidencia aumenta con la edad, aunque no todos las personas con cambios radiológicos tienen síntomas. La OA afecta a las articulaciones periféricas y a la columna. La historia natural es de progresión lenta. ¿Cómo podemos abordar nuestras sesiones desde la Reeducación Postural Dinámica® ?

Hoy en día, existen estudios científicos que han demostrado que una inadecuada alineación postural puede provocar que el reparto de las fuerzas que atraviesan el cuerpo no se realice de la forma adecuada y, por ello, se genere mayor presión en un punto articular concreto, apareciendo artrosis en ese punto. Es decir, tanto una mala postura como un mal patrón motor pueden ser los responsables de que la artrosis haga acto de presencia antes en nuestro cuerpo. Dicho esto, desde RPD® es un método somático que trata las desarmonias del cuerpo, considerando la estructura músculo -esquelética considerando las necesidades individuales de cada individuo deberemos centrarnos en conseguir una buena alineación postural articular, buscando posiciones neutras para poder repartir la carga de forma adecuada y evitar que progrese de manera más leve. Algunas de las guías que les propongo son:

  • Realizar calentamientos algo más largos, con el objetivo de aliviar la rigidez inicial y ayudar a favorecer la secreción de líquido sinovial (que es como el aceite de la articulación).
  • Reentrenar la musculatura estabilizadora local en rangos de movimiento indoloros y de ahí, progresar a musculatura movilizadora.
  • No sobre MOBILIZAR – nuestros clientes no pueden tener dolor tras la sesión.
  • Trabajar con cargas y resistencias bajas – evitaremos fuerzas compresivas.
  • Trabajar con el objetivo de restaurar la movilidad articular, comenzando con pequeños rangos de movimiento.

 

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *